Teniendo en cuenta las singularidades de cada vehículo, así como las necesidades y posibilidades de cada usuario, ofrecemos la posibilidad de añadir funcionalidad de navegación GPS al monitor original del que ya dispone su vehículo.

 

También existe la posibilidad de añadirle al vehículo un navegador específico.

La principal ventaja de un navegador GPS integrado es que el salpicadero del coche tendrá la misma buena presencia que queremos, o según el caso incluso mejor. O sea, hablamos del factor diseño, eso que al final también vende. No habrá ningún elemento extraño añadido, no habrá que colocar un soporte, ni una ventosa en el parabrisas, ni tampoco habrá que tener un cable enchufado al mechero para cargar la batería.

Y por supuesto habrá una antena GPS exterior, para recibir lo mejor posible la señal de los satélites, sin problemas por un parabrisas atérmico, o por quedar apantallada la señal al circular por ciudad por calles estrechas entre edificios altos. Y esto es importante, pues cuanto mejor reciba la señal GPS el navegador, más precisión tendrá. Además, se supone que todo estará en su sitio, la pantalla y los controles se ubicarán habiendo tenido en cuenta criterios de visibilidad y ergonomía.